Las mejores playas de Ibiza para visitar en barco

Con 210 km de costa y más de 50 playas y calas, podríamos decir que Ibiza es un pequeño paraíso de contrastes. Largas playas de arena blanca y aguas turquesas para un buen día de relax, pequeños refugios de calas empedradas donde ver una impresionante puesta de sol, grandes acantilados con antiguos embarcaderos dignos de postal o pequeños peñascos e islotes para descubrir sus fondos cristalinos. Todo un mar de posibilidades en la isla blanca.

Estas características tan diversas complican una selección de las mejores playas de Ibiza, “para gustos, playas” en este caso. Así pues hemos realizado una pequeña clasificación de aquellas playas y calas que nos gusta visitar en barco por algún motivo: porque son serviciales, porque son bulliciosas o relajantes, o simplemente por su peculiar belleza. Nosotros las hemos clasificado según estas características en aquélla más destacable, aunque lógicamente, albergan más de uno de estos atributos.

En el siguiente enlace encontrarás el Mapa de Ibiza Playas de Ibiza del portal oficial de turismo de Ibiza, un práctico mapa de la isla con una señalización detallada de la gran mayoría de playas y calas. Seguiremos las indicaciones del mapa (colores y numeración) para que puedas situarte fácilmente en tu ruta y además, te indicamos otros puntos de interés que no debes dejar de visitar en barco.

Aprovisionamientos, buen fondeadero y/o servicios varios

Eivissa (en color amarillo en el mapa)

Talamanca (nº1): desde luego que no es una de las mejores playas de la isla pero la hemos seleccionado por 2 motivos. El primero, la variedad de restaurantes en plena playa para todos los presupuestos (algo no muy fácil de encontrar en las playas de Ibiza) y el segundo, porque es un buen fondeadero protegido de los vientos de componente Norte y Oeste, aunque hay que tener cuidado a la hora de fondear, ya que al acercarse a la costa hay zonas en las que el calado varía considerablemente de forma repentina. 

Sant Josep de SaTalaia (en color morado en el mapa):

Cala Vedella (nº14): Buen fondeadero, protegido de todos los vientos a excepción de los de Oeste y Suroeste, con un entorno natural muy agradable. Además, existe una pequeña oferta de restaurantes.

Cala Tarida (nº16): Para quien le guste el movimiento turístico ésta es su playa: hamacas, sombrillas, restaurantes y mucha gente; además, actividades acuáticas en un agua increíblemente cristalina. La hemos incluido en nuestra selección por su amplia oferta de servicios: beach clubs, bares y restaurantes, pero también alguna tienda de souvenirs y de alimentación, por lo que si estás navegando por la zona, sería una buena parada de aprovisionamiento.

 De interés paisajístico 

Sant Josep de SaTalaia (en color morado en el mapa):

Es Cavallet (nº4): Perteneciente al Parque Natural de Ses Salines, en el lado de levante; más de un kilómetro de playa (nudista) prácticamente virgen, franqueada por dunas de arena con pinos, sabinas y monte bajo. Es característica por sus algas en la orilla -posidonia oceánica- y por sus dos beach clubs: al norte de la playa está El Chiringuito de Es Cavallet (de precio medio-alto aunque merece la pena darse un capricho) y al sur El Chiringay, conocido beach club de ambiente de Ibiza.

El mejor lugar para fondear es el Norte, teniendo precaución al acercarse a la costa por las rocas sumergidas que existen. Cuidado con no echar el ancla encima de las praderas de posidonia, especie marina protegida y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1999 por la Unesco, gracias a la cual debemos el inconfundible color de las aguas de Ibiza y Formentera.

Interesante Mapa del Parque Natural de Ses Salines para descargar, facilitado por el Govern: Parque Natural de Ses Salines Ibiza Formentera

Es BoiNou - Sa Caleta (nº7): Bahía con zona de playa de arena fina (y algunos pedruscos que sirven de improvisados asientos) con un peculiar e impresionante horizonte rocoso de color anaranjado digno de observación desde tierra y mar. Playa bastante tranquila donde es habitual ver a los bañistas al final de la cala embadurnarse con barros arcillosos, que sirven de exfoliante y tonificante de la piel. Además, sobre un acantilado situado a la izquierda de la playa, se sitúa el Poblado Fenicio de Sa Caleta, del siglo VIII a.C. Merece la pena bajarse del barco y hacer una visita a los orígenes de Ibiza.

Pedrera de Cala d’Hort: Conocida por los lugareños como Atlantis, es sin duda uno de los lugares más mágicos de Ibiza. Se trata de una antigua cantera de donde se extrajo gran parte de la piedra que forman las murallas de Dalt Vila, en el siglo XVI. Poseriormente, los hippies en los años 70’ lo transformaron en lugar de culto, motivo por el que podremos observar esculturas de roca, figuras esculpidas, pinturas murales y llamamientos de paz. Perfecta armonía entre la naturaleza y acción humana. El acceso en barco debe hacerse con cautela, debido a los fondos rocosos.

Cala d’Hort (nº12): Pequeña playa de arena fina protegida por escarpados acantilados y con una majestuosa vista de la isla de Es Vedrá; visita obligada. Se puede navegar alrededor de la isla y entre Es Vedrá y Es Vedranet. Quizás con un poco de suerte veremos a alguna que otra cabra, residentes de la primera. Buen fondeadero para pasar una noche mágica y magníficas vistas desde tierra. También hay varios restaurantes.

Playas de Compte (nº18): Muy frecuentadas en verano aunque merece la pena la visita. Playas arenosas con laterales rocosos y horizonte de islotes (islas de Es Bosc, SaConillera, SesBledes y S’Espartar). Lugar de referencia en Ibiza para divisar una espectacular puesta de sol. Al norte encontramos una bonita cala, formada por cortados de piedra y decorada con antiguos embarcaderos de pescadores, donde se puede fondear y disfrutar de un tranquilo baño en sus aguas turquesas. Hay que tener precaución con los fondos de la zona, pues existen áreas rocosas con desniveles, por lo que recomendamos no realizar navegación nocturna si se desconoce la zona y consultar la carta de navegación o gps/plotter.

Sant Antoni de Portmaní (en color azul en el mapa)

Punta de Sa Galera: Desde nuestro punto de vista, una de las calas más sorprendentes de Ibiza. Grandes lajas de roca formando el acantilado en donde los visitantes extienden la toalla, y muchos de ellos practican yoga, taichi o meditación. Reconocido rincón nudista de Ibiza. Un lugar más que especial.

Cap /Cala d’Aubarca - Cap/Cala d’Albarca): Asombrosa zona de acantilados con grandes rocas en la orilla y mar azul intenso. Es uno de los lugares más aislados de Ibiza, no alberga construcciones y dispone de una pequeña cala casi siempre sin frecuentar, debido al complicado acceso desde tierra. Merece la pena acercarse en dinghy por esta costa abrupta, llena de contrastes de luz, cuevas y formaciones rocosas, como el arco de piedra natural por el que se le reconoce.

SesMargalides y SesBalandres: SesMargalides es una bonita formación rocosa en medio del mar con un impresionante acantilado de fondo. Ya en la costa, encontramos la cala de SesBalandres, con un pequeño varadero al cual los pescadores acceden a través de escaleras de madera, cuerdas y barandillas instaladas por ellos mismos. También dispone de una larga orilla empedrada en donde sentarse completamente aislado del bullicio. Encantadora visita.

Sant Joan de Labritja (en color gris en el mapa)

Cala d’en Serra (nº36): Acogedora y tranquila calita de arena y piedras, casi virgen. Buen lugar para fondear con vientos de sur/suroeste y pasar una bonita noche de relax frente a las casetas embarcadero. Además, existe un pequeño chiringuito con cocina sencilla, rica y económica.

Santa Eularia des Riu (en color naranja en el mapa)

S’estanyol (nº56): Un lugar con muchísimo encanto para nosotros. Pequeña cala de arena y piedras de canto rodado en la orilla, delimitada por rocas que albergan a antiguas casetas de pescadores y un pequeño chiringuito perfectamente integrado en el entorno. Puede ser un buen lugar para fondear con vientos de norte y noroeste y además, disfrutar de un bonito amanecer para quienes decidan pasar allí la noche. A los bañistas advertirles de la presencia de anémonas adheridas a las rocas, más que nada porque pueden producir urticaria en pieles finas o sensibles si se tocan directamente.

 Con bastante movimiento

 Sant Josep de SaTalaia (en color morado en el mapa):

Ses Salines (nº5) en el lado de poniente, es la playa más conocida de la isla, entre otras cosas, por ser frecuentada por famosos y personajes públicos. Larga playa de arena blanca y aguas turquesas con varios beach clubs e incluso una tienda de alimentación -a la altura del Club de Vela- donde comprar provisiones para el barco si es necesario.

Cala des Jondal (nº 8): Reconocida por albergar al famoso beach club “Blue Marlin Ibiza” es una bonita cala de canto rodado dentro de una bahía protegida con un impresionante acantilado que, en función de la incidencia del sol, hace un curioso juego de luces y sombras. Bastante incómoda por cierto para tomar el sol, a no ser que alquiles una hamaca en alguno de los beach clubs de la cala, de precios bastante elevados. Si el presupuesto es ajustado, recomendamos mirar los precios antes de pedir alguna consumición. Si queréis disfrutar de la “fiesta” de Ibiza en barco, éste es un buen lugar, especialmente los domingos.

Cala Bassa (nº19): Playa muy frecuentada por familias, de arena blanca fina rodeada por un gran pinar combinado con una amplia oferta de restaurantes, tiendas de ropa y accesorios, zona de masajes y tratamientos relajantes, además de baños, duchas y vestuarios. También se practican deportes acuáticos: alquiler de Jetskis y velomares. A la derecha, ya en la zona rocosa, existe una pequeña cueva explorable en dinghy con una abertura en la zona superior que deja entrar la luz del sol. Una visita entretenida.

Sant Joan de Labritja (en color gris en el mapa)

Benirrás (nº31): Conocida como la playa de la fiesta de los tambores de los domingos, es también punto imprescindible donde ver una de las mejores puestas de sol de Ibiza. Lugar de reunión de hiippies y neo-hippies que ofrecen sus mejores piezas de auténtica artesanía en uno de los chiringuitos de la playa. Hay que destacar su encantadora vista de colinas repletas de pinos que abrazan a la bahía que delimita la playa, invitando a pasear. Los laterales rocosos más alejados, esconden cuevas accesibles en tablas de paddle surf o kayak e invitan también a practicar snorkel. Ir un domingo en barco, disfrutar de las posibilidades de este entorno, ver esa impresionante puesta de sol con el ritmo de los tambores de fondo, bajar a la playa a darse un paseo y mezclarse con el ambiente, puede ser una de las experiencias más auténticas de Ibiza. Los demás días de la semana suele haber un ambiente mucho más tranquilo.

Relax

Sant Josep de SaTalaia (en color morado en el mapa):

Ses Boques (nº11): Es una pequeña cala de cantos rodados situada en una zona de costa abrupta y salvaje a más o menos 1 km de Es Cubells. Muy apacible y tranquila (incluso en temporada alta), esta playa cuenta con un restaurante a pie de playa en donde se puede tomar algo o disfrutar de su especialidad “el pescado fresco”, muy recomendable. Éste dispone de tumbonas en la playa y servicio de tender para las embarcaciones que estén fondeadas en la zona y quieran bajar a tierra para comer o tomar algo.

Sant Antoni de Portmaní (en color azul en el mapa)

Cala salada /saladeta (nº29): Estas calas hermanas localizadas a casi 4 km de San Antonio son un lugar estupendo para disfrutar de la esencia del concepto “cala” en la isla. De arena y rocas, estas dos playas poseen unas aguas turquesas que invitan al baño constantemente. Por un lado tenemos Cala Salada, la más concurrida por ser la que dispone de mejor acceso, muy agradable, bonita y con un buen restaurante a pie de playa. Y por el otro está Cala Saladeta, a la que llegaremos después de seguir el sendero que transcurre entre las rocas que separan estas dos calas.  Un poco más tranquila y pequeña que su hermana mayor. Es una playa perfecta para pasar una tarde de palas, baños y relax.

Sant Joan de Labritja (en color gris en el mapa)

Es Portitxol: Playita de pescadores situada en el desconocido norte de la isla, este pequeño reducto de tranquilidad y sosiego sólo se podrá disfrutar después de una larga caminata por una ladera escarpada que bordea el mar y desde luego, en barco. Aguas cristalinas, naturaleza salvaje y unas cuantas casetas de pescadores, esto es lo que se encontraran los aventureros que quieran encontrar rincones tranquilos y pintorescos en el norte de Ibiza.

Santa Eularia des Riu (en color naranja en el mapa)

Aiguas Blancas (nº38): Ubicada a unos 4 km de San Carles, y después de una buena caminata de bajada que te ahorrarás si llegas en barco (aunque no es el mejor fondeadero), nos encontramos  esta estrecha y alargada playa de arena. Un lugar estupendo (y bastante frecuentado en temporada alta) para disfrutar de un día de playa con la familia. En uno de los acantilados que limitan la playa se puede encontrar una zona de arcilla que la gente utiliza para embadurnarse y así beneficiarse de las propiedades minerales que esta aporta a la piel. También dispone de una ducha y de dos restaurantes a pie de playa.

Sol d’en Serra (nº55): Lo más destacable de esta pequeña playa con piedras y abierta a fuertes corrientes marinas, es el restaurante Amante, que se eleva por encima del nivel del mar gracias a su increíble ubicación en los espectaculares  acantilados que limitan la playa. Con una terraza de arena propia y unas estupendas vistas, es el lugar perfecto para disfrutar de una exquisita comida (no disponible para todos los bolsillos) y de las hermosas vistas del entorno.

 Cala Olivera: A 3,8 km de Cala Llonga y al final de una pequeña bahía natural de formación rocosa, está situada esta pequeña playa de arena y rocas. Con sus aguas cristalinas y un par de islitas de formación rocosa, es el lugar perfecto para coger unas gafas, un snorkel y perderse por estas cálidas aguas disfrutando del espectáculo de sus fondos. Dispone de un pequeño chiringuito en el que sirven comidas simples y bebidas.

 

Isla de Tagomago

Tagomago es un islote privado situado en el extremo nororiental de la isla de Ibiza. Es un lugar al que solamente se puede acceder en barco y dada su condición de isla privada, no siempre está permitido desembarcar y pasear por ella excepto para ir a su chiringuito.  En la isla se pueden encontrar dos fondeaderos muy recomendables, uno al oeste, con un pequeño embarcadero y una amplia bahía muy tranquila con fondo de arena. Y el otro que está justo en el otro lado de la isla (Este), y es otra bahía, pero esta vez rodeada de un entorno rocoso espectacular.  Más tranquilo que su opuesto, este fondeadero también posee fondo de arena con rocas dispersas.

Share

Los comentarios están cerrados.